Informe

Configurar nuestro futuro

Vivimos una época agitada en la que muchas cosas parecen desmoronarse. Precisamente por eso, estoy convencido de que deben ser las fuerzas progresistas las que aporten cohesión en estos tiempos turbulentos. Ese es el núcleo de nuestra política, en todo el mundo y ahora más que nunca.

martin-schulz

Martin Schulz

Este mensaje de cohesión como tarea principal de nuestra política social también es el tema principal del presente informe. Este texto no solo es marcadamente sustancial y diferenciado, sino que debe su contenido, ante todo, al hecho de haber sido redactado en cuatro continentes por personas muy inteligentes y diversas del ámbito político progresista. Mi agradecimiento es pues, en primerísimo lugar, para todos aquellos que han intervenido en este excelente informe.

Como fuerzas progresistas, hoy en día nos vemos enfrentados a grandes desafíos de alcance mundial. Vivimos inmersos en un capitalismo financiero internacional cuyo ímpetu expansionista global pone en cuestión, cada vez más, la primacía de la política. Los graves y múltiples desequilibrios que surgen como consecuencia de ello despiertan dudas sobre la capacidad de las sociedades abiertas y la política democrática. ¿Somos aún capaces de marcar diferencias, de influir, de resolver problemas? Aquí se nos plantea un problema de legitimación cuya dimensión es casi imposible de calcular.

Y en todo el mundo, diversas fuerzas autoritarias aprovechan este problema de legitimación para imponer un esquema político y social diametralmente opuesto a nuestras convicciones progresistas. Una nueva Internacional chovinista desafía a nuestras democracias liberales. Defiende una agresiva política de regresión en todos los ámbitos, promueve el aislamiento nacionalista y lucha contra una sociedad abierta hacia dentro y hacia fuera. Hay algo que todos nosotros tenemos claro: en la lucha por definir las pautas que marcarán nuestro modelo económico, social y político, estamos en primera línea. Pero, justamente por ello, nuestro programa debe ofrecer también conceptos positivos y progresistas que nos sirvan de orientación intelectual tanto a nosotros como a nuestros socios. Necesitamos un concepto general, tanto para formular la política del futuro como para forjar alianzas de los partidos progresistas, socialdemócratas y socialistas con otros actores externos.

En este informe proponemos agrupar las respuestas a los desafíos de nuestra época bajo el título de «transformación socioecológica». De manera espontánea, quizá se tienda a percibir esta expresión como excesivamente amplia. Yo creo, más bien, lo contrario: si pretendemos abogar por una revitalización mundial de la política de izquierda, necesitamos este planteamiento amplio, este concepto general de la «transformación». Con él queremos destacar la necesidad de que surjan e interactúen diversos cambios sociales, económicos y colectivos fundamentales, y queremos subrayar la importancia de los agentes y las relaciones de fuerza en el seno de la sociedad. Este concepto no solo debe designar una política medioambiental y climática (un contexto en el que el término «transformación» ya es habitual) sino que debe entenderse, más bien, como multidimensional: nuestro objetivo es remodelar ampliamente las estructuras económicas, la práctica democrática y también la cultura política.

Al mismo tiempo, está claro que solo lograremos esa transformación socioecológica global si nos unimos como partidos progresistas, socialdemócratas y socialistas y si, además, nuestra unión logra encontrar aliados fuertes dentro de la sociedad. Necesitamos a los sindicatos, necesitamos a los movimientos sociales y necesitamos, sobre todo, a todas las personas con voluntad de hacer cambios, para cuyo compromiso solo nosotros podemos ofrecer una plataforma. Con una Alianza Progresista fuerte, que cuente con una amplia base social y contenidos sólidos, podemos asumir juntos nuestra responsabilidad global. De eso se trata, nada menos. Aprovechemos la oportunidad.

Descargar

Configurar nuestro futuro (PDF)