Compartir Evin Incir en Facebook

Evin Incir

Olof Palme International Center
E. Incir (3)_2000
© Maurice Weiss/Ostkreuz

¿Cuál fue tu motivación para entrar en la política?

Mi compromiso con la política ya comenzó a la edad de 14 años. Como una mujer joven de origen inmigratorio que se ha criado en un suburbio de la ciudad de Gotemburgo no creía que la política de partidos fuera importante. Sin embargo, después de darle una oportunidad después de participar en algunas actividades de la Liga Juvenil Socialdemócrata Sueca entendí que la política de los partidos sí era importante y que mi opinión no se escucharía sin mi participación en la política. Y al entender eso me decidí a continuar con ese compromiso.   

¿Qué es lo que te ayudó/ayuda a tomar las decisiones adecuadas en tu carrera política?

Es mi fuerte convicción que mantenerme fiel a mis valores fundamentales y actuar de acuerdo a ellos siempre me ha servido de orientación y me ha hecho pensar dos veces antes de actuar, incluso si a veces resultaría ser una decisión delicada.

¿Cuáles son, en tu opinión, las características de una vida buena/sociedad buena?

 Una sociedad buena para mí es la que pone la solidaridad en el centro de toda política. “De cada persona de acuerdo con sus capacidades y a cada persona de acuerdo con sus necesidades” siempre debe ser el principio rector. Una sociedad buena brinda igualdad de oportunidades de desarrollo para todas las personas. La libertad de poder hacer realidad su propio sueño independientemente de su origen y capacidad es lo que para mí define una buena vida. 

 ¿Qué sueles hacer para dejar de pensar constantemente en la política?

Me encuentro con amigos o leo novelas.

¿Si pudieras cambiar una sola cosa en cuestión de segundos, qué sería?

Terminar con la desigualdad. Creo que la desigualdad es la causa original de la mayoría de los problemas en el mundo.

¿Qué es lo que te empuja en tu trabajo político?

Lograr un cambio para mí y las personas en todo el mundo. Para algunos cambios se tarda mucho tiempo y se requiere paciencia, pero cada vez que veo el fruto del trabajo que estamos realizando juntos en la familia socialdemócrata siento un nuevo impulso de energía. 

¿Cuál es tu deseo más grande de cara al futuro?

Terminar con la desigualdad y las guerras.

¿Qué consejo te dieron tus padres? ¿Lo has implementado en la práctica?

 Siempre estar enfocada en lo que estoy haciendo y no rendirme. No siempre lo he implementado, pero he ido mejorando con el tiempo.