Compartir Sebastian Zwalf en Facebook

Sebastian Zwalf

Partido Laborista Australiano, Australia
161203-mw3071HIGH
© Maurice Weiss/Ostkreuz

¿Cuál fue tu motivación para entrar en la política?

Quería contribuir a que las personas puedan vivir mejor. La historia nos ha mostrado que el mundo cambió para mejor siempre y cuando la gente luchara por ello. Este cambio para vivir mejor no pasará por si solo.

¿Qué es lo que te ayudó/ayuda a tomar las decisiones adecuadas en tu carrera política?

Creo que el mejor consejo que podemos dar a cualquier persona que trabaja en el ámbito público es que recuerde por qué entró en política y a quién está representando. Parece que en muchos partidos socialdemócratas en todo el mundo hay actualmente una reflexión acerca de quiénes son y cuáles son los valores que representan. Es importante renovar el mandato político.

¿Cuáles son, en tu opinión, las características de una vida buena/sociedad buena?

Creo que si uno se imagina cómo podría ser una sociedad idónea uno alentaría a la gente a vivir de la forma más independiente posible del gobierno. Sin embargo, esa independencia se combinaría con una fuerte red de protección para apoyar a las personas que necesitan ayuda, y creo que esa ayuda la vamos a necesitar todos en algún que otro momento de nuestra vida. Pienso que ese es el tipo de sociedad por la cual estamos luchando en el mundo socialdemócrata.

¿Qué sueles hacer para dejar de pensar constantemente en la política?

Mi pareja y yo hace poco compramos una casa en un estado bastante abandonado en un barrio de Canberra que nos gusta mucho. La mayoría de los fines de semana estoy haciendo las reparaciones en esta casa.

¿Qué fue lo más raro que te ha pasado en la vida?

Cuando tenía entre 20 y 30 años hacía muchas carreras de larga distancia. Como saben todos los atletas, después del evento deportivo uno intenta hacer todo tipo de cosas para recuperarse. Y en uno de estos momentos acabé desnudo en un amplio baño japonés y me topé con el famoso actor australiano Chris Lilley. Fue muy agradable charlar con él.

¿Si pudieras cambiar una sola cosa en cuestión de segundos, qué sería?

Una sola cosa no vale, si tengo que cambiar cambiaría tres cosas. Aliviar la pobreza, encontrar una paz internacional duradera y prevenir la crueldad innecesaria contra los animales.  

¿Qué es lo que te empuja en tu trabajo político?

[Creo que la respuesta ya se dio arriba]

¿Cuál es tu deseo más grande de cara al futuro?

Ahora mismo los conceptos e instituciones que apreciamos los que estamos en la parte moderada del espectro político, como, por ejemplo, una democracia sana, el multilateralismo, el multiculturalismo, la confianza en nuestras instituciones y unos procesos de toma de decisiones basados en hechos comprobados están todos amenazados tanto desde la extrema izquierda como la derecha. Mi esperanza es que finalmente quede en evidencia la superficialidad del populismo tanto de derecha como de izquierda. Sin embargo, para que esto ocurra tenemos que trabajar desde nuestra perspectiva política y seguir esforzándonos por ser relevantes para las personas que representamos.

¿Qué consejo te dieron tus padres? ¿Lo has implementado en la práctica?

Mis padres son increíblemente humildes, y creo que ese es un buen ejemplo a seguir para cualquiera.